Practica la Igualdad

Aunque sí es verdad que los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran cifras inferiores con respecto a las víctimas de violencia de género, existen otras encuestas muy preocupantes, y que ponen de manifiesto que el problema de la violencia de género no se está erradicado de nuestra sociedad. Son datos abrumadores los que arroja esta encuesta realizada a 1.396 jóvenes de entre 14 y 18 años que estudian secundaria.

“El 80% de los jóvenes de entre 14 y 18 años piensan que en una relación de pareja, la chica “debe complacer” al chico y éste tiene la obligación de protegerla…… En total, ocho de cada diez chicos y chicas consideran que ellas deben complacer a su novio en una relación, y más del 80% de los jóvenes creen que “el chico debe proteger a su chica” y para cerca del 60% es “normal” que se den celos en una relación de pareja”.

Significa esto que vivimos entonces ¿en una aparente igualdad de género?.

Creo que los datos hablan por sí solos y que los agentes sociales y educacionales no están atajando el problema desde su base: acabando con los roles de género a través de la educación familiar y escolar. Claro está que si un niño/a manifiesta en su adolescencia las opiniones anteriormente recogidas se debe a los roles que les han ido trasmitiendo, bien directamente o por omisión de información. Creemos que vivimos en igualdad de género porque los límites de diferenciación entre chicos y chicas se han difuminado, pero está claro que los roles de género continúan dañando la evolución de la sociedad.

Y la sociedad puede hacer mucho al respecto, pero ¿por qué no hacemos lo suficiente? ¿realmente ignorábamos estos datos? ¿o es que no estamos convencidos de querer una autentica igualdad de género?

Estos datos son escalofriantes, y voto por que cada persona ponga su granito de arena con los niños y niñas que le rodean y abogen por una educación en igualdad, sobre todo predicando con el propio ejemplo y la práctica continuada.

Anuncios

EL ALZHEIMER, UN PROBLEMA GLOBAL

En el día internacional del Alzheimer los especialistas alertan de que el 80% de las personas que padecen la enfermedad en grado leve no son conscientes de ello debido a que al principio puede pasar desapercibida para el afectad@ y su familia. Otras muchas personas que atraviesan la enfermedad se sienten incapaces de pedir ayuda o no son conscientes del tipo de ayuda que necesitan.

Probablemente en el año 2020 habrá en el planeta unos 1.000 millones de personas mayores de 60 años y parece claro que, a medida que la población envejezca la incidencia de la enfermedad de Alzheimer, y otras demencias, aumentará proporcionalmente. Todos ellos sufrirán un progresivo deterioro de su función mental, hasta el punto de que no serán capaces de cuidar de sí mismos y dependerán por completo de los demás para su atención, higiene personal, alimentación y asistencia médica.

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa, que lenta y progresivamente destruye las células del cerebro., afectando a la memoria y al funcionamiento mental (ej. Pensar, hablar…), además de confusión, cambios de humor y desorientación en tiempo y espacio.

Al principio los síntomas de la dificultad de memoria y pérdida de habilidades intelectuales son tan leves que ni se detectan, pero al progresar la enfermedad los síntomas se vuelven cada vez más apreciables comenzando éstos a interferir en la vida diaria.

La enfermedad de Alzheimer no es infecciosa ni contagiosa y además no suele ser hereditaria. El tratamiento del Alzheimer no existe como tal pero sí es necesario trasmitir y sensibilizar a la población sobre cómo actuar para que la vida de los afectados por el Alzheimer sea de la mayor calidad posible, sabiendo tocar las teclas adecuadas para ello a raíz de las principales áreas afectadas: las emociones, la autonomía, y el desarrollo personal y familiar.

Estas son las principales actuaciones a llevar a cabo ante las reacciones personales tras el conocimiento de la enfermedad así como los mecanismos de adaptación necesarios que han ponerse en marcha ante la misma:

  • Actuación ante la pérdida de memoria.
  • Actuación ante la desorientación y la confusión.
  • Actuación ante frente al deterioro de la comunicación verbal.
  • Actuación ante frente a las dificultades de deglución.
  • Actuación ante la incontinencia urinaria.
  • Actuación frente a los trastornos del sueño.
  • Actuación frente al déficit del autocuidado (vestido, lavado, etc.)
  • Actuación frente a la problemática familiar.

Es fundamental una buena comunicación entre paciente y cuidador (atención y escucha activa), así como mantener un continuo proceso de enseñanza-aprendizaje de actividades relacionadas con la vida diaria.

Puedes encontrar esta y más información en el “Atención a enfermos de Alzheimer”, con 162 horas y Reconocimiento de Oficialidad, válidos en Bolsas y Oposiciones.

PARA EL CUIDADO Y LA AYUDA A DOMICILIO, HACE FALTA FORMARSE

Muchas personas a lo largo de su vida van a necesitar, por circunstancias diversas, ayuda a domicilio, y este servicio lo solicitarán a través de empresas profesionales o por disponibilidad de algún familiar. En ambos casos hemos de concienciarnos, que con mucha dedicación y cariño no es suficiente y que es necesaria para el cuidado y la atención en domicilio una formación específica en la materia.

cd

 

 

 

 

 

Las personas que solicitan este Servicio de Ayuda a Domicilio, se encuentran  situación de dependencia, y pueden ser:

  • Mayores
  • Personas con alguna discapacidad
  • Personas con alguna enfermedad crónica
  • Menores
  • Miembros de familias desestructuradas

El Servicio de Ayuda a Domicilio se dirige a todos estos sectores, aunque lo requiera prioritariamente la tercera edad. Así, este Servicio pueden solicitarlo personas que se encuentren en un estado que les impida hacer frente a sus necesidades personales y sociales por sus propios medios.

Empresas de formación online y a distancia como Formación Carpe Diem, venden cada vez más cursos destinados al cuidado, ayuda a domicilio y atención al mayor.

Cada vez son más los interesados en formarse y especializarse en cuidar a personas ancianas que necesitan de una atención especial. Ante la cada vez más creciente población en situación de dependencia, surge la necesidad de requerir de más profesionales que puedan ofrecer un servicio profesional.

Por ello, cientos de miles de personas que están el paro o bien quieren cambiar de empleo, buscan esta cualificación profesional para poder desempeñar estos cargos.

Centros especializados en impartir este tipo de cursos, entre los que destaca Formación Carpe Diem por sus 12 años de experiencia, tienen cada vez más demanda de estos cursos que, además, por su reconocimiento por la administración pública española, sirven para todo tipo de bolsas y oposiciones.

En estos cursos que pueden solicitarse directamente desde el sitio web www.formacioncarpediem.com puede aprenderse puntos tan importantes como:

  • Actuaciones ante caídas
  • El vestido en las personas mayores
  • La higiene personal
  • Alteraciones en la marcha y el equilibrio
  • Las rehabilitaciones
  • Atenciones ante el paciente terminal

De este modo, gracias  por un lado al aumento de la población anciana y, por otro lado, a la facilidad de acceso a este tipo de formación, son cada vez más los interesados en poder desarrollarse como profesionales en la atención de las personas mayores.

www.formacioncarpediem.com

A %d blogueros les gusta esto: